Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¿Por qué se acompañan las tapas con vino?

Unas de las costumbres gastronómicas más grandes dentro de nuestro país es la de ingerir tapas como forma para pasar el rato o reunirnos con nuestros amigos de mayor confianza. Casi en todos los establecimientos en España ofrecen tapas como platillos de entrada o merienda.

¿Por qué tapas con vino?

El detalle está en cómo acompañarlos, ya que hoy en día existen muchas bebidas que se adaptan a cada gusto, pero una que no pasa de moda bajo ningún concepto es el vino. Elegante, caro en algunos casos y muy llamativo.

restaurante de tapas y vinos

Veamos a continuación  cómo acompañar nuestras tapas con el mejor vino

A muchos esto le puede sonar contradictorio porque las tapas son comidas muy simples y que se adaptan a todo tipo de ocasiones, mientras que el vino es algo mucho más elegante y que está dirigido para eventos mucho más formales.

Pero en realidad esto es un paradigma que no necesariamente es verdad. Primero que todo somos libres de elegir cómo acompañar nuestros alimentos según nos parezca, algunos deciden por cerveza y otros por café.

En nuestra opinión el vino es una manera de resaltar el encuentro que estamos teniendo. Imagínate que estas con viejos amigos y están disfrutando de unas buenas tapas. Si agregas vino a la mesa podrías estar demostrando que te importa mucho ese evento y quieres hacerlo memorable, generando simpatía en los demás.

A esto nos referimos, un vino de calidad puede cambiar por completo el significado de lo que estamos haciendo y podría darle una mayor importancia. Si estamos con una persona especial el efecto será maravilloso.

Hoy en día existen todo tipo de vinos, así que no necesariamente tendremos por qué arruinarnos solo por sorprender. Además, vienen en distintos sabores que se adaptan a los paladares más simples o exquisitos.

Además, en cada zona geográfica pueden optar por ofrecer diferentes tipos de combinaciones de vinos y tapas. Por ejemplo, las tapas barcelona es una requerimiento gastronómico obligatorio de disfrutar alguna vez en la vida.

Razones para beber vino frecuentemente

A pesar de que contenga alcohol, el vino es una de las bebidas más saludables que puedan existir. Son muchos los estudios que demuestran todos sus beneficios en nuestra salud a corto y mediano plazo.

Protección contra el cáncer, salud mental y otras ventajas veremos a continuación:

Fortalece nuestros huesos

Una universidad en Boston realizó una investigación con más de 2.000 personas en la que demostró que aquellas mujeres que al menos una vez a la semana beba vino tienen menos probabilidades de tener pérdidas de masa ósea.

Aparentemente esto es por el efecto que las propiedades de la bebida tienen sobre la densidad mineral. También se aplica para la cerveza aunque en menor magnitud.

Menos problemas cardiovasculares

La dosis moderada de vino al mes puede disminuir hasta en un 30% la posibilidad de tener un ataque cardiaco. Esto nos pareció súper importante, ya que estos padecimientos provocan cientos de muertes al año.

Menos bacterias

En este caso se encontró que tanto el vino tinto como el vino blanco poseen entre sus características propiedades antibacterianas, especialmente en los alimentos. Esto responde las dudas que todos teníamos cuando veíamos a los chef agregarle una buena cantidad de esta bebida para sus recetas, además de que le da un toque especial.

Mejor visión

La ceguera es un problema que está creciendo significativamente y es hora de detenerlo. Mientras se encuentra el tratamiento ideal tenemos que varios científicos de prestigiosas universidades encontraron que el vino puede parar el crecimiento de vasos sanguíneos desordenados en el ojo.

Especialmente se habla del vino tinto, quien tiene estos beneficios, ya que posee resveratrol, un compuesto especial para la visión.

Depresión

Otros científicos, pero esta vez de academias españolas, hicieron un descubrimiento que puede ayudar a cientos de personas que tienen tendencias depresivas. El estudio se hizo con más de 2.000 hombres y mujeres por siete años.

Quienes bebieron al menos 5 vasos a la semana redujeron las posibilidades de ser diagnosticado con depresión, un problema que afecta a muchos pacientes en la actualidad.

Abajo el colesterol

Definitivamente que el vino tinto es el más saludable que existe, aunque el blanco también tiene  propiedades positivas pero en menor grado. Se encontró que con unos vasos a la semana se reducen las placas aterogénicas en las arterias, disminuyendo todo el colesterol malo en la sangre.

Quemaduras por sol

Sabemos lo importante que puede ser una quemadura por los rayos del sol, especialmente cuando nos exponemos en horas fuertes como al mediodía. Afortunadamente se ha descubierto que los flavonoides del vino y sus uvas pueden ahuyentar las especies que son reactivas al oxígeno y dañan nuestra piel.

dos copas de vino

Así que si estás pensando en ir a la playa o a la piscina próximamente te recomendamos que lleves una o dos botellas de tu vino preferido. Verás como con él y un poco de protector solar estarás en una burbuja ante los rayos solares.

¿Vino tinto o vino blanco?

La mayoría prefiere el vino blanco porque su sabor es más agradable y no es tan fuerte, sin embargo y desde el punto de vista de nuestra salud, el primero tiene muchas más propiedades que son positivas para nosotros.

Ambos podemos combinarlo con las tapas, de hecho crean un contraste entre sabores más que interesantes. Así tendremos una tarde o velada espectacular junto a alguien que disfrutará de la mesa y de nuestra compañía.

Esperemos que hayas entendido la importancia de beber vino en estos tiempos donde hay tantos problemas de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *